18 de febrero de 2018

Compartir lecturas

Escuelas creativas. KEN ROBINSON.

Nuestro desafío es asegurarnos  de que todos los niños tengan una oportunidad justa de triunfar en la vida.

Las personas no son todas iguales, ni tampoco lo son sus capacidades y formas de ser. Cada individuo es único.

Todos los alumnos son personas únicas con esperanzas, talentos, preocupaciones, pasiones y aspiraciones propios, tratarlos como individuos es esencial para aumentar se rendimiento escolar.

Hay muchas maneras de aprender, el mismo método de enseñanza no sirve para todos los alumnos. Es fundamental que las escuelas ofrezcan a todos los alumnos las herramientas adecuadas para explorar la amplitud de sus capacidades y sensibilidades, más allá del trabajo académico convencional. 

Los seres humanos no somos todos iguales, a veces podemos hacer lo mismo y obtener resultados muy distintos.

El cometido fundamental de las escuelas no es mejorar las notas de los exámenes, sino favorecer el aprendizaje. La manera en que se evalúa la asignatura condiciona la forma de enseñarla.

Todas las personas pueden destacar si les permitimos decidir en qué áreas desarrollarse. 

Personalizar la educación significa:
  • Reconocer que la inteligencia es diversa y polifacética.
  • Capacitar a los alumnos para desarrollar sus intereses y cualidades.
  • Adaptar el horario al ritmo de aprendizaje de cada alumno.
  • Evaluar a los alumnos con métodos que estimulen su progreso y su rendimiento personal.
  • Enseñar arte cada día a los alumnos, facilitar un aprendizaje práctico y real, ofrecer múltiples alternativas de aprendizaje, tener un sistema de evaluación variado y favorecer la colaboración.

Todos los niños merecen un adulto que jamás se de por vencido con ellos, que conozca el poder de la comunicación y les insista para que se conviertan en las mejores personas posibles.

Si a los niños no se les da la posibilidad de esforzarse, no sabrán cómo resolver los problemas a los que se enfrentarán, no aprenderán a confiar en sus propias capacidades, y eso puede afectar a su autoestima.

Como dijo Gandhi, si queremos cambiar el mundo, debemos ser el cambio que queremos ver. Porque, cuando muchas personas se mueven, eso crea un movimiento. Y si ese movimiento tiene suficiente energía, entonces se convierte en una revolución.

11 de febrero de 2018

Un carnaval muy "Universal"








Compartir lecturas.



Necesitamos una escuela que sepa ofrecer a todos la posibilidad de exprimir del modo más adecuado la propia vocación, la propia inteligencia y los propios sentimientos.

En educación no existen las recetas elaboradas, porque educar es un mundo de amor y de imaginación.

En esta aventura, hay días soleados y espléndidos, pero también hay días nublados y difíciles.

Los niños no aprenden lo que les enseñamos, nos aprenden a nosotros. Los niños nos ven siempre, aunque pensemos que no están mirando. Son el eco más perfecto. En ocasiones sus respuestas no son inmediatas, aparecen con el tiempo...

Las emociones no son ni buenas ni malas, ni positivas ni negativas. Todas son necesarias e imprescindibles para la supervivencia.

Cada uno de nosotros, debemos buscar con todas nuestras fuerzas las potencialidades que tenemos (nuestro elemento).

En ocasiones, aunque sabemos que nuestros hijos son águilas, nos gusta "tenerlos en el corral", no vemos que pueden volar, porque nos sentimos más cómodos si no vuelan. 

Caerse, equivocarse, perder,... todo eso nos lleva a aprender. 

Se aprende más jugando que estudiando, haciendo que mirando, hablando y cantando que escuchando.

A los niños se les debe vigilar de lejos, sin que lo sepan. Es necesario, soltar, permitir, apartarse y esto no siempre es fácil.

Autonomía es sinónimo de valerse por sí mismo, no de actuar al antojo. Ser autónomo implica asumir responsabilidades: yo decido, pero mis decisiones tienen consecuencias de las que soy responsable.

Las exigencias deben ir siempre de la mano del reconocimiento de sus logros.

Los límites con los que educamos a nuestros hijos necesitan tiempo. Tiempo para ser explicados, para ser demostrados y para ser aprendidos y convertidos en hábitos. Siempre deben estar cargados de afectividad y amor incondicional. Ante el incumplimiento es importante manifestar el desacuerdo, pero dejar claro que este desacuerdo es con la conducta y no con la persona.

Sólo dos legados duraderos podemos dejar a nuestros hijos: uno, raíces, otro, alas. Nuestros hijos necesitan sentir que les dedicamos EL TIEMPO necesario para crecer, que los escuchamos y los admiramos.

Para ser bueno en algo es importante ser diferente, único, genial. Nuestros niños lo son, lo son en su esencia, y su potencial es infinito.

Darles tiempo significa no darles las respuestas, significa permitirles buscar las preguntas. Supone mostrarles la situación y dejarles mancharse las manos de tierra, los ojos de lágrimas, los bolsillos de recuerdos, la cabeza de ideas y el corazón de emociones, para poder arriesgar en la construcción del propio yo.

Su creatividad es infinita, son capaces de soñar, de diseñar, de explorar, de "tunear" nuestros "No" para convertirlos en "Sí". 

Sólo se aprende, se crece y se evoluciona desde la curiosidad, la admiración y la seguridad.





"Necesitamos maestros que generen mentalidad de crecimiento en los chavales"

Creer para poder crear y crecer.

Convencer a la otra persona que tiene capacidad de mejorar por su esfuerzo.


El talento depende de las horas de entrenamiento.

El cerebro es un órgano social , se aprende por la observación de otros.

¿Dónde se hace realmente el aprendizaje significativo? En el hacer, cuando estoy en un reto real , con un problema real.


Nuestros chavales, tienen que aprender a aprender, desarrollar el sentido crítico, trabajo cooperativo, el manejo de sus emociones,... y a esto es a lo que nos tenemos que dedicar en la escuela, porque la información está en Internet.



6 de febrero de 2018

Reunión de padres.

Así  estamos trabajando la lecto-escritura.


Ya conocéis a la familia real.
Y a nuestros amigos, el panadero, el lechero, la guardiana del silencio y la señora m.



















Este trimestre conoceremos nuevos personajes, las hermanas n y ñ, la doctora t, el jardinero j y el banquero, que es el encargado de  guardar el dinero.




Además de nuestro trabajo con los personajes del país de las letras, continuamos dando vida a nuestro cuaderno de bitácora. En él vamos escribiendo todas las cositas que aprendemos.


En el rincón de lenguaje, trabajamos la estructuración de la frase.



La conciencia fonológica.




y la  discriminación visual.


Es importante leer un poquito todos los días, una palabra, una frase, un pequeño texto,.... (cada uno en función del momento en el que se encuentre)

Pelo
El pelo de Paloma.
El pelo de Paloma es liso y el pelo de Lola tiene un lazo.

También hemos comenzado ha realizar pequeños dictados.



Y seguimos con el reto de la cuadrícula y la situación espacial.

En relación a la lógica matemática, este trimestre aprenderemos a colocar la suma, (de forma autónoma) tanto en vertical como en horizontal.



"Pondremos en papel"  la resta, como hicimos con la suma, la representaremos. 
Reforzamos la lecto-escritura.




Reforzamos la suma (cálculo mental)